Mensaje dado por el Señor Jesús al Padre Lucas 02.09.2022

Querido hijo mío. Te agradezco mucho que hayas venido a Mí a pesar del dolor físico que has experimentado desde que recibiste Mis heridas. Mi corazón está lleno de amor por ti al verte orar por mis fieles que necesitan una curación milagrosa. Estoy lleno de amor y escucho cada una de tus oraciones. Cada vez que pones tus manos sobre los fieles, yo los curo. Hijo mío, te he elegido para un ministerio tan honroso, por el que los fieles son testigos presenciales de la curación de los enfermos, de la devolución de la vista a los ciegos, de los discapacitados en silla de ruedas que empiezan a caminar por sí mismos. Gracias a estos testimonios de Mi presencia viva, muchas personas vuelven a Mí, abandonando sus vidas pecaminosas. Que no te desanimes por ningún fallo en lo que haces. Hay tan pocos sacerdotes que creen que yo curo. Por lo tanto, no te rindas y confía en Mí sin reservas. Mi querido pueblo. Os pido que os convirtáis en Ángeles en la tierra y que ayudéis a Mi hijo en la creación de la Casa del Amor, en la que seré Yo quien viva. Esta Casa se convertirá en un hospital espiritual donde sanaré y curaré a los enfermos y a los que sufren. Esta casa estará protegida por todo el cielo y será invisible para el enemigo. Allí sólo reinará el amor celestial. Pido a todas las personas de buen corazón que apoyen a mi hijo en este trabajo.
Bendigo a Jesús +++

Mensaje dado por el Señor Jesús al Padre Lucas 15.07.2022

Hoy (15.07.2022 viernes) durante la adoración del Santísimo Sacramento, el Señor
Jesús me habló con estas palabras:
“Mi querido hijo. Mi corazón se entristece mucho al ver cómo se planean grandes cambios en mi Iglesia. Estos cambios introducirán una gran soltura y libertad, de modo que habrá una falta de respeto aún mayor hacia Mi Cuerpo y Mi Sangre. Los pastores de la Iglesia se están llevando con la intención de cambiar las palabras de la consagración. Si esto ocurre, no habrá momento de transubstanciación, es decir, faltará Mi presencia real en el Cuerpo y la Sangre en la Misa. Muchos sacerdotes celebrarán misas sin validez porque seguirán el espíritu del cambio y del modernismo. Mi querido hijo. Te pido que cumplas fielmente la tradición de la Iglesia y las presentes palabras de consagración. Nunca cambies nada de estas palabras. Aunque el mundo entero se oponga a ti, yo estaré contigo. Los fieles buscarán en masa a los sacerdotes que les den la oportunidad de asistir a una misa válida, una misa en la que mi Cuerpo y mi Sangre estén realmente presentes. No niegues a mis almas el ministerio y sé un buen pastor para ellas. No tengas miedo de comunicar este mensaje al mundo, porque lo que está oculto dentro de los muros de la ciudad eterna (el Vaticano) tiene derecho a ver la luz del día. Yo soy el Padre de la verdad y del amor. Un Padre que cuida de sus ovejas. Bendigo a todos los que van contigo a Medjugorie. Bendigo a todos aquellos por los que rezáis y a los que dan sinceramente limosnas y diezmos”.
Jesús